[Estado Italiano] Sale el número 5 de la Hoja Anarquista Aperiódica “Dardi”

Traducción recibida el 16/01/2022:

EDITORIAL

Aquello que está pasando no se puede entender. Es más, cuanto más incomprensible se vuelve, mejor es. ¿La comprensión, muchas veces, no se acompañada a la justificación de algo? Comprender, en este sentido, se convierte en identificarse. A ningún ser humano que entienda lo que es el horror se le ocurriría vestir los paños de Hitler, Goebbles y Eichmann o, más democráticamente, de un director de prisión, de un juez o de un esbirro. Sus palabras y sus gestas no pueden ser asociadas a instantes de sensibilidad. Esto levanta a las personas, las salva para no sumergirlas.

Tenemos ante nosotros un hodierno mundo de muerte, explotación y opresión. Eso es indigno y aterrador, pero se inocula en nosotros, racionalmente. Esto se entiende, la mayoría de las veces, hasta el punto de casi aceptarlo. El odio de un nazi, de quien mato a Stefano Cucchi [1] o de quien bombardea poblaciones enteras no desflora a las personas sensibles. Este odio está fuera cualquier dignidad que pueda decirse humana, incluso más allá del propio horror. Si no podemos entender este mundo en su totalidad, podemos ver de dónde nace y actuar de consecuencia.

Si la comprensión está fuera de alcance (¿o fuera de tiempo máximo?), el conocimiento se vuelve ineludible. Aquello que sucede hoy es un eterno retorno de aquello que ya ha sucedido. Meditar sobre la forma diversa de un totalitarismo, como saborear la belleza de la poesía, está al alcance de cualquiera. Cualquiera puede reconocer que Hitler y Mussolini cuando hablaban públicamente (hoy los distintos poderosos y virólogos a cuestas lo harían en streaming) eran creídos, aplaudidos y venerados. Eran líderes carismáticos que poseían credibilidad no por las cosas que decían, sino por la sugestión que provocaba su estatus de poder, su elocuencia, su forma de vacunar y curar cualquier virus de revuelta que pudiera hacer temblar el orden y la disciplina, primero en las palabras y luego en los cuerpos. Sus opiniones eran brutales e inhumanas, y sin embargo, tenían millones de fieles dispuestos a morir para mantener en marcha su atroz máquina mitológica. Los que cumplían las órdenes, como los que hoy controlan cualquier certificación, no eran monstruos. Ayer como hoy, quien hacia ordinario el horror eran los seres ordinarios. La brutalidad de los que mandan existe también hoy. Esta aparece con poca frecuencia, surge poco en la superficie y, a menudo trama detrás de escena. Está claro que la llamada gente común es aún más peligrosa para cualquier anhelo de libertad. A veces estas se convierten en subordinados dispuestos a obedecer sin hacerse una pregunta, casi siempre se convierten en bien pensantes convencido de que toda decisión tomada desde arriba fortalece el cuidado de cualquier individuo. Quien con un simple gesto como comprobar un Código QR no consigue comprender cuánto control hay o quien, en un abrir y cerrar de ojos, acepta todo aquello que viene ordenado, hasta el próximo almuerzo frugal del ministerio de la Verdad. La servidumbre participativa siempre ha reflejado la monstruosidad de la dominación.

Es necesario, y existe la extrema necesidad, desconfiar de quien quiere convencer, sin reflexionar, para colarse en el pensamiento de los demás sólo porque es un líder carismático o un experto. Debemos ser cautelosos a delegar nuestra voluntad y nuestra forma de pensar. El problema no está en el creer si un oráculo sea verdadero o falso, sino que uno podría aferrar su propia singularidad desconfiando de todos los oráculos. Aunque si cualquier talismán embriague el vivir con la propia despiadada sencillez, aunque si esto es inyectado gratuitamente para sobrevivir en la sociedad de la libertad consumible como cualquier mercancía. Es mejor, entonces, entregarse al estudio, a la discusión, a la imaginación de otros mundos: para generarlos y tentar de crearlos.

Se vuelve completamente intuitivo que un totalitarismo con rostro tecno-científico está naciendo, dejando detrás de si secuelas de sufrimiento, de opresión y de servidumbre. Su nacimiento entra por una puerta hasta hace poco insospechada y se hace llamar con otros nombres. Refuerza el brutal espectáculo volviendo incomunicable un pensamiento otro. Esto también podría desencadenar una guerra civil tal como para demoler todos los refugios posibles imaginados. El Estado sobrevive en los medios digitales, oscilando entre una afirmación pacificadora sin precedentes y una feroz inquietud del vivir producida para hacer reconocible sólo la sobrevivencia, distrayendo hasta a los espíritus más indomables de la posibilidad de imaginar aquello que podría ser diferente.

¿Cómo hacer? ¿Escapar o tratar de romper ardientemente con el horror del cotidiano?

Pincha aquí para leer/descargar el pdf (en italiano)

Fuente:
//infernourbano.altervista.org/e-uscito-dardi-n5-foglio-anarchico-aperiodico/

Nota:
[1] asesinado a golpes por los esbirros en una comisaría.

[Prisiones Francesas] Actualizaciones sobre la situación del compañero anarquista Claudio Lavazza

Traducción recibida el 12/01/2022:

La fiscal Céline Bucau del tribunal de Mont de Marsan, después de meses de pretextos para no establecer la acumulación de pena para Claudio, ayer -11 de enero- ha deliberado que tal acumulación debería ascender a 30 años, en lugar que a 25. La Justicia francesa añade así 5 años (de 10 a los cuales Claudio ha sido condenado en Francia) al cumulo que se había establecido para las condenas en España. Ahora que la acumulación ha sido definida, el abogado puede presentar un recurso ante la Corte de apelación de Pau para que nuestro compañero sea excarcelado en régimen de libertad condicional visto que, considerando los meses de descuento de pena (… y en 25 años de prisión son muchos…), Claudio ya podía ejercitarlo. Dentro de 15 días debería llegar la respuesta a tal recurso.

Para escribir a Claudio, actualizamos el número de la celda en la que está encerrado que no estaba precisado en la anterior info (el correo le sigue llegando de todas formas porque el dato fundamental para tal fin es el número de ecrou):

Claudio Lavazza
n. ecrou 11818, CD 1 celulas 51
CP de Mont-de-Marsan
Chemin de Pémégnan
BP 90629
40000 Mont de Marsan (FRANCIA)

La dirección del Tribunal de Apelación ahora competente para el caso de Claudio es la siguiente:

Tribunal judicial de Pau – Cour d’appel
Place de la Libération
64000 Pau (FRANCIA)

¡Claudio libre, inmediatamente!

Fuente:
//infernourbano.altervista.org/aggiornamenti-sulla-situazione-di-claudio-lavazza/

[Prisiones Italianas] Actualizaciones sobre el compañero anarquista Mauro Rossetti Busa

Traducción recibida el 12/01/2022:

Recibimos actualizaciones sobre el compañero Mario Rossetti Busa desde la prisión de Ascoli Piceno. Mauro que nos hace saber que le han remitido la censura en la correspondencia hasta, salvo prórrogas, el 22 de mayo de 2022.

El compañero continua a hacer la huelga de hambre (y actos de autolesión, cortes por ejemplo, pero no está claro si se refiere a episodios recientes o de los pasados meses) pidiendo de poder acercarse a Lucca y a sus familiares que no ve desde el 2018.

Ha enviado una postal donde saluda a “todxs lxs anarquistas” y nos desea ¡un buen año!

Si alguien quiere enviarle algo de dinero, Mauro nos hace saber que han cambiado las reglas de la prisión y ya no se pueden hacer giros postales, solo tramite el banco:

Dirigido a la “Dirección de la prisión de Ascoli Piceno

IBAN: IT36D0760113500000012503637
BIC SWIFT Para transferencias bancarias – BPPIITRRXXX:
Rossetti Busa Mauro, nacido en Lucca el 6/1/1958

Para escribirle:

Rossetti Busa Mauro
CC: Ascoli PIceno
via dei meli, 218
36100
Ascoli Piceno (Italia)

Fuente:
https://infernourbano.altervista.org/aggiornamenti-su-mauro-rossetti-busa/

[Estado Italiano] Sale el número 3 de la revista «Caligine»

Traducción recibida el 11/01/2022:

¡Hola!

Ya está disponible el tercer número de Caligine, palabras al negativo entre los oscuros matices de la realidad. Este número está impreso DIY en ciclostil y con portada xerografiada (portada adjunta).

36 páginas A4
Para escribirnos y recibir copias: caligine@riseup.net
CALIGINA, Sobborgo Valzania 27, 47521 Cesena (FC) Italia
4 euros por ejemplar único; 3 euros a partir por 5 ejemplares en adelante

ÍNDICE
Surplus
Elementos de insurrección entre virus y sociedad digital
Negatividad queer cap. II
Guerra al estado: el sujeto del deseo
El taller de imágenes
1984, en disolución
Vegetar
De todos modos, andar…

[Estado Francés] Adjudicación de sabotajes contra empresas que explotan con trabajo a prisioneros en las cárceles

Traducción recibida el 06/01/2022:

¿Qué son?

Seguíamos órdenes, planes pensados por otros o por máquinas, no somos libres de elegir cómo y con quién hacer esto o aquello. Otras pistas: a veces pierdes la salud y pierdes el tiempo, solo para luchar por sobrevivir en un mundo gobernado por relaciones comerciales.

¿Qué son? ¡ el trabajo, por supuesto!

Que este legalizado o no, que tú seas un autónomo o una empresa familiar, ¡el trabajo es explotación!

¿Cuántas personas caen en las garras de la ley o terminan en la cárcel, castigadas por no haber querido o podido someterse a las reglas de explotación establecidas por la ley? Y una vez encerrado en prisión, todavía necesitas dinero para vivir un poco más decentemente, y para comer algo diferente a la comida que te viene dada.

El Estado, y las empresas que gestionan las prisiones, se benefician haciendo trabajar a los presos por 2 euros la hora, para realizar determinadas tareas necesarias para el funcionamiento de la prisión. El Estado también sabe que está construyendo una fuerza de trabajo basada en la explotación de los prisioneros, considerados como miserables por la mayoría de sus ciudadanos-súbditos. Y esto las hace muy interesantes a los ojos de cualquier emprendedor que quiera pagar salarios más bajos (las empresas privadas deberían pagar el 45% del salario mínimo a la hora y el destajo se usa mucho), tener una mano de obra sujeta al ritmo de su cartera de órdenes y encontrar una manera de hacer realizar tareas particularmente gravosas.

Esto evita reubicaciones y quiebras, dicen los economistas. Es la rehabilitación, dicen las buenas almas de la izquierda; la prisión debe ofrecer una segunda oportunidad, la posibilidad de aceptar la propia condición de explotado.

Las reformas no sirven para nada, es la explotación y el encarcelamiento que queremos destruir. ¡Para que se abran otros horizontes!

Como contribución a este vasto proyecto, hemos visitado 3 empresas de las cientos que explotan a los prisioneros:

Una tienda de la marca Séphora en el 27 avenue du Château en Vincennes (Val de Marne). En la noche entre el 27 y el 28 de diciembre se bloquearon las cerraduras del local, se saboteó parcialmente el sistema de apertura automática de la puerta de entrada y se rompieron las ventanas. En su fachada hemos escrito en spray “Sephora explota a los detenidos”, “Abajo el trabajo y la cárcel” y “Fuego a las cárceles”. Sephora es una empresa del grupo LVMH que, como muchas otras, prefiere que no se sepa que sus cosméticos se derivan en parte del trabajo de los detenidos.

Otros, sin embargo, se jactan de ello. Este es el caso de la marca de ropa reciclada “Les Récupérables” ubicada en el 11 rue des Gardes en Paris 18e. El sitio web de la marca y aquello del ATIGIP (1) muestran que la empresa subcontrata parte de su producción a laboratorios gestionados por la administración penitenciaria. Su fundadora, Anais Dautais Warmel, le gusta presentarse como una “estilista moderna y eco-responsable”. En la noche entre el 26 y el 27 de diciembre, en el escaparate de su tienda hemos escrito “Colaboradora de las cárceles”, “Explotadora” y “Libertad para todos”.

Otros finalmente lo utilizan en sus punto de venta, exponiendo con orgullo la etiqueta PEP’S (2) en los escaparates, como la tienda “Pinatas de papel artisanal” ubicada en la 25 rue des Vinaigriers en Paris 10e. Elena Farah, su creadora y gestora, habla de muchos años transcurridos comprando y vendiendo piezas en los oscuros laboratorios de las cárceles como su “experiencia humana más interesante y enriquecedora”. Pues bien, la mañana del 20 de diciembre se ha encontrado con el escaparate de su tienda reducido a pedazos y una escrita: “La Pinata explota a los presos”.

Notas:

(1) L’Agence du Travail d’Intérêt Général et de l’Insertion Professionnelle,(La Agencia para las actividades de interés general y el ingreso profesional NdT) que organiza las diferentes formas en que se lleva a cabo el trabajo de los presos: desde los laboratorios gestionados por la administración penitenciaria que producen bajo contrato, hasta las concesiones (laboratorios abierto por empresas privadas directamente en las cárceles), a las ofertas de TIG (Travaux d’intérêt général – Actividades de interés general) que el ministerio quisiera desarrollar masivamente en un futuro próximo.

(2) Produits En Prison.s (Productos en prisión), una etiqueta creada recientemente “para dar a conocer y valorar el trabajo realizado en las cárceles”.

Fuente: lille.indymedia.org / traducción: infierno urbano